viernes, 19 de octubre de 2012

Cuatro bodas y un final













Parad los relojes, descolgad el teléfono. Prevenid el ladrido del perro con un jugoso hueso. Silenciad los pianos y, con apagado tambor, el ataúd sacad y a las plañideras avisad. Que avionetas negras nos sobrevuelen y en el cielo escriban el mensaje: "ÉL HA MUERTO". Poned en los blancos cuellos de las palomas un crespón, que los guardias lleven guantes negros. Porque él fue mi norte y mi sur, mi este y mi oeste, mi semana de trabajo, mi descanso dominical, mi mediodía, mi medianoche, mi charla, mi canción. Creí que el amor duraría siempre. Me equivoqué. Ya no quiero las estrellas: apagadlas todas. Envolved la luna, desmantelad el sol. Vaciad los océanos. Los bosques arrasad. Porque ya nunca nada podrá acabar bien.

                                                                    Cuatro bodas y un funeral.

lunes, 1 de octubre de 2012

Promesas del Este









Mi padre era minero, vivió enterrado toda su vida…

                    Frase en el diario de una prostituta. Promesas del Este (película)