domingo, 29 de enero de 2012

Quemando rueda














"¿Seguro que lo quieres hacer?"
"Písele a fondo", le respondí
Y lo hizo, como si el pie lo tuviera de hierro y con un cojinete en el tobillo. (...)


Seguimos toda una serie de caminos forestales. Los dos o tres primeros los conocía yo, pero a partir de ahí dejé de saber dónde estaba. Cómo debimos de sorprender a aquellos árboles, que nunca habían visto un vehículo de motor, aparte de los viejos camiones madereros y los trineos mecánicos. Había que ver a aquel pequeño demonio, que con seguridad hubiera estado más a tono en Sunset Boulevard que zumbando entre aquellos bosques, subiendo cuestas avasallador, rugiente, y lanzándose por los declives entre las franjas verdes, polvorientas, del sol de la tarde. Como ella había bajado la capota, me llegaban todos los olores del bosque, esos espléndidos olores que ya conoces, como de cosas que han estado casi siempre en paz, sin que apenas las tocasen. (...)


                                                    El atajo de la Señora Todd. Cuento corto de Stephen King.

2 comentarios:

  1. Valla pues no sabia nada de tu blog Tigrilla, aunque nunca es tarde para ponerse al día con las actividades de compañeros del mundillo. Este lugar me ha encantado en especial, mas que nada por que es algo que no esta muy visto y por lo bien que has aprovechado los detalles. Saludos, ya tienes nuevo seguidor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenido! Gracias, me alegro de que te guste :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar