sábado, 31 de diciembre de 2011

La casa de la vieja dama


              Uno de los lugares a los que guardo especial cariño y el ejemplo de cómo un espacio se impregna de la esencia de aquellos que lo habitan. El hogar de una dama de las que ya no quedan, con una vida intensa plena de lujos y un final injusto, sumido en el olvido y la ruina, que ha acabado atrapando a la propia casa. La vieja dama reposa muy cerca de su amado hogar pero su espíritu benéfico permanece como un aura antre las paredes. Esperemos que perdure durante mucho, mucho tiempo. Hasta que otros puedan llenarla de vida otra vez.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario